jueves, 14 de septiembre de 2017

Encuentros, reencuentros y ausencias...

 
 
 
 
 
 
Colegio de Padres Escolapios, Jaca.
Alumnos de Infantil-Primer Grado.
Curso 1958-59.
 
 
 
 
Septiembre iba consumiendo lentamente su primeros días...
Poco a poco, nos acercábamos al 15, y comenzábamos a sentir,
algo así como una incierta conmoción, una inquietud que sólo se calmaba
en las horas del sueño...
Y era, que el nuevo curso se acercaba...
¡Y llegaba...!
La tarde anterior, salía, desde algún lugar ignorado, la bata del colegio,
que mi madre planchaba cuidadosamente.
Yo, con un suspiro, seguido de otros, iba al armario donde guardaba mi cartera escolar.
La abría, y aspiraba ese olor inconfundible a lápices, cuadernos y libros,
que me devolvía a la realidad.
Porque el verano era un sueño, un sueño maravilloso, todo luz y riachuelo,
caminos y tardes de juegos en los prados que rodeaban el castillo.
¿Había sido un sueño...?
¡Todo parecía tan cercano y tangible...!
Pero...ya quedaba atrás...
La mañana del 15, lavado y peinado, con los zapatos lustrados y la bata de colegial,
algo estrecha ya, cruzaba la puerta del patio de recreo,
que era por donde entrábamos al colegio habitualmente,
y me situaba en el lugar donde se formaban las filas...
Daba las nueve el reloj de la torre.
Y, al mirar alrededor, descubría el rostro del amigo, del compañero,
del vecino..., y hallaba nuevos rostros....,
y el vacío de otros que ya no acudirían al colegio...
La ciudad, tan cerca de la frontera, y tan lejos del resto del país,
era un lugar de paso...
Hijos de militares, de miembros de las fuerzas de seguridad, de funcionarios, (los menos),
iban y venían...
Se echaba de menos a alguien, con quien se compartiera juegos...
Sí..., encuentros, reencuentros y ausencias...
Cada 15 de septiembre era lo mismo...
Disciplina, orden, silencio...
Largas filas pegadas a las paredes del claustro bajo, las manos atrás,
atentos a la voz del Padre Escolapio que ya sería nuestro profesor durante todo ese nuevo curso...
Disciplina, orden, silencio...
Horas de estudio, de lectura y escritura...
Y los implacables deberes para el día siguiente...
Al oír una leve palmada, todos en pie.
Y luego, tras las breves oraciones de la tarde,
el regreso a casa.
Era mejor no mirar atrás, olvidarse del verano, imaginar que fue un sueño...
No había lugar para la nostalgia...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).
 
 

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Poesía...cada día... (Con sabor a tango...)

 
 
 
 
 
 
 
Hay una calle...,
una calle olvidada en el tiempo...
 
Que no llenan ni soles ni lunas...,
sólo el silencio...
 
Los portales oscuros susurran
cuando paso en las tardes de invierno,
y me invade la melancolía
evocando enlutados recuerdos...
 
Tristes horas de adioses amargos,
en el atrio sombrío del templo...
 
Hay una calle...,
una calle perdida en el tiempo...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco.
Texto: EPT.
Imagen: mirarlook/cuevadelcoco).

lunes, 11 de septiembre de 2017

11 de septiembre de 2001: amarga memoria...

 
 
 
 
 

 
Sin palabras...
 
Las imágenes son más que suficientes...
 
Un día de muerte y sufrimiento...
 
 
 
 

 
 
 
 
 









































































En memoria de todas las víctimas
de este brutal atentado.
 
En memoria de todos los héroes
que se expusieron al peligro,
y a cuantos dieron sus vidas,
valiente y desinteresadamente,
para evitar una desgracia mayor.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).
 











domingo, 10 de septiembre de 2017

La tarde: luces y sombras...

 
 
 
 
 

 
¿Quién recorta las luces cada día...?
 
 
 
 

 
Años, lluvias y vientos...,
la soledad del abandono...
 
 
 
 

El sol, ya sólo roza,
las cimas de los árboles...
 
 
 
 
 
Se fueron algún día...,
y ya no regresaron...
 
 
 
 
 
Las sombras, alargadas...,
el sol que ya desciende...
 
 
 
 

Navegando en la tarde,
vuelven los vientos fríos...
 
 
 
 
 
Cruje las ramas secas,
lamento del otoño...
 
 
 
 

El ocaso, que filtra
su luz entre las frondas...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco.
Imágenes: mirarlook/cuevadelcoco).






martes, 5 de septiembre de 2017

Poesía...cada día...




"Contraluz".
La luz de la mañana...,
alegre y cegadora...
¿De dónde sales tú,
que vienes hacia mí
tranquila y confiada...?
Poco a poco, avanzamos
hacia el justo equinoccio,
que reparte por igual
luces y sombras...
¿Existe el tiempo para ti...?
¿O, acaso,
es una sucesión de días,
de los que esperas,
amistad y afecto...,
quizás alguna caricia...?
Regresas de la luz,
que ya es más corta...
Juntos compartiremos
el paso de las horas...
((Archivo: cuevadelcoco.
Imagen: mirarlook/cuevadelcoco).


viernes, 1 de septiembre de 2017

1 de septiembre de 1939...

 
 
 
 
 
 
La prensa se hace eco de la invasión de Polonia...
 
1 de septiembre de 1939...
 
¿Pudo haberse evitado...?
 
 
 
 
Tropas alemanas destruyen
la barrera fronteriza con Polonia...
 
 
 

Invasión de Polonia...
 
Ya era un hecho...
 
 
 

 
Las tropas del Reich avanzan...
 
 
 

Un abuso de la fuerza...
 
 
 

La prensa, sigue anunciando la ocupación...
Pero el mundo no actúa...
¿Demasiado tarde...?
 
 
 

Un cazabombardero "Stuka",

efectivo y mortalmente destructor...
 
 
 
 

Escuadrillas nazis,
bombardeando Varsovia...
 
 
 
 
Destrucción y muerte...
 
 
 
 
Vehículos pesados,
transportando artillería de gran calibre...
 
 
 
 
Varsovia ocupada...
 
 
 
 
La guerra, la bestia ciega y sanguinaria...
 
 
 
 
El dolor de los más débiles...
 
 
 
 
?Por qué tuvo que suceder...?
 
 
 
 
¡Nada más triste...!
Lágrimas de impotencia...
 
 
 
 
La ocupación continúa su avance...
 
 
Y una vez puesta en marcha la máquina de guerra,
el mundo vivió seis años,
seis terrible años,
en los que la barbarie,
el odio irracional,
las persecuciones
y los asesinatos en masa,
fueron los negros y horrendos protagonistas...
 
La Gran Guerra "iba a poner fin a todas las guerras"...
 
En lugar de eso, propició una contienda
todavía más terrible,
y, en medio de ella,
el mayor de todos los crímenes,
del que todavía,
la humanidad se siente avergonzada:
El Holocausto...
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).
 


jueves, 31 de agosto de 2017

Agosto se despide...

 
 
 
 
 
 
 
 
¡Agosto se va...!
 
Y no puedo evitarlo,
pero, a pesar de sus días ardientes
y de sus noches sofocantes,
es como perder una buena parte de alegría...
 
Sí, los caminos ya no son los mismos...
 
La hierba, amarillenta, preludia el equinoccio...
 
Los largos e interminables crepúsculos,
han quedado atrás...
 
"¡Ay, que ya acorta el día...!"
 
Este lamento, tan popular, se vuelve real...
 
Mañana, amaneceremos en septiembre...
 
¿Por qué me invade la melancolía...?
 
¿Se conmueve el pensamiento,
al percibir, en la distancia,
un atisbo de sombras...?
 
¡Agosto...!
 
Tendrán que pasar meses
hasta que volvamos a encontrarnos...
 
Mientras, te doy las gracias
por tus mañanas somnolientas,
por el sopor de las tardes,
por las frescas brisas nocturnas...
 
¡Adiós, agosto, amigo...!
 
¡Que volvamos a encontrarnos...!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco.
Imagen: mirarlook/cuevadelcoco).
 
 
 


domingo, 27 de agosto de 2017

Paisajes... (11) . Alquézar; bajo el sol del verano...

 
 
 
 
 
 
Alquezar y el castillo-colegiata.
 
 
 
La última vez, fue en otoño.
 
A mediados de noviembre.
 
Pero, en este día de finales de julio,
un sol implacable, obligaba a respirar fuego puro.
 
Desde la carretera, pues no tenía ánimos suficientes
para descender andando hasta el pueblo,
me detuve a contemplar esta maravilla,
situada tan cerca de los cañones del Vero.
 
El sol, se estrellaba en las tejas ardientes.
 
Una quietud, una calma necesaria,
llenaba el espacio.
 
La vista, siempre inquieta,
 yo diría que independiente del impulso racional,
se iba directa al castillo-colegiata.
 
Allí, en la roca, como un pétreo nido,
inaccesible y altivo, que únicamente al sol ofrece
los secretos de su intimidad.
 
Alquezar, roca, luz y viento cálido,
venerables tejados,
que conforman un todo...,
que saben de las andanzas del tiempo.
 
Más allá, la sierra,
entre azulada y grisácea.
 
Cuesta un esfuerzo despegar la mirada,
sustraerse a la inevitable magia
de este lugar, que siempre sorprende.
 
Durante un momento,
intenté imaginar cómo sería bajo la lluvia...,
pero la fuerza de Helios lo hizo imposible...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archico: cuevadelcoco.
Imagen: mirarlook/cuevadelcoco).
 
 
 
 
 
 

martes, 22 de agosto de 2017

"Cuando llegue septiembre..."

 
 
 
 
 "Senda otoñal".
Acuarela sobre papel "Canson".


¡Septiembre...!

Durante los años que viví en mi pequeña ciudad,
era el mes perfecto...

Mañanas fresquitas, agradables mediodías,
y atardeceres acogedores,
acariciados por una leve brisa...

¡Bendita nostalgia...!

Yo tenía un amigo...

Compartíamos paseos, mientras conversábamos...

¿De qué hablábamos mi amigo y yo...?

Generalmente, de libros, de cine y de chicas...

Nuestras lecturas..., no, no voy a cansar a nadie...

A veces, sentados en el borde de un camino,
mientras el sol descendía suavemente,
solíamos retomar sendas lecturas...

En ocasiones, mi amigo, me acercaba su libro,
y me indicaba un párrafo...

Yo, asentía, sin decir nada...

Otras veces, era mi turno, y asentía él...

Cuando el sol rozaba las montañas de Poniente,
contemplábamos, absortos,
esos instantes de luz, de esplendor al final de la jornada...

Desaparecían las luces, y comenzaba el regreso...

A lo lejos, el reloj de la torre daba nueve campanadas...











(Archivo: cuevadelcoco.
Imagen: Acuarela del autor.)







 


lunes, 21 de agosto de 2017

La huellas del dolor...

 
 
 
 
 
Han pasado las horas más negras,
impregnadas de confusión, de incertidumbre,
de ese miedo oculto a nuevas y dolorosas sombras...
 
Pero la oscuridad, no se ha disipado...
 
El dolor permanece...
 
Heridos en estado gravísimo,
que luchan por sobrevivir,
y que nadie sabe qué será de ellos...
 
Si cruzarán la frontera de la muerte,
o se reintegrarán al mundo de los vivos...
 
Pero el dolor continúa...
 
¡Y cuanto, cuantísimo dolor...!
 
La muerte es la más penosa de todas las ausencias...
 
Porque conlleva la amarga seguridad,
de que, cuantos han partido,
jamás regresarán...
 
Manifestaciones,
frases de condolencia,
mensajes de rechazo...
 
Y esa forzada unidad ante la tragedia,
ese unidad, artificial y artificiosa,
sincera por parte de algunos,
circunstancias por parte de otros...
 
¡Oh, Dios...!
 
¿Quién devolverá las vidas truncadas,
a sus familiares y amigos...?
 
¿Quién podrá lograr
el disfrute de la compañía, la mistad y el cariño,
de los que perdieron sus vidas,
en un acto asesino, cobarde, irracional...?
 
Y el dolor de los que se han quedado solos,
esas otras víctimas, anegadas en llanto...
 
Esas otras víctimas, desconcertadas,
impactadas por los terribles acontecimientos...
 
¿Quién velará por ellos...?
 
¿Quién susurrará palabras de consuelo sin consuelo,
cuando, en medio de la noche,
su soledad se pueble de imágenes sangrientas...?
 
No basta con condenar los hechos...
 
Es necesaria una actuación dura y drástica,
aplicada con todo el rigor,
y dejando parte actitudes que a nada conducen...
 
No han de retornar los que se fueron...
 
Pero en los corazones de los que sufren,
¿qué semilla germinará...?
 
¿De perdón, de aceptación...,
o de odio y de venganza...?
 
Nadie lo sabe...
 
No podemos leer las mentes...
 
Mientras, el sufrimiento,
cubre a todos con sus alas dolorosas...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).
 


viernes, 18 de agosto de 2017

España está de luto...

 
 
 
 
 
 
 
España está de luto...
 
El terrorismo,
ciego, indiscriminado, fanático,
una vez más,
ha sacado sus garras asesinas
en nuestro territorio nacional...
 
Las Ramblas,
un lugar para el paseo,
para recreo de la vista,
multicolor, multiétnico,
universalmente conocido,
se ha teñido de sangre...
 
La barbarie,
disfrazada de motivo religioso,
ha segado la vida,
por el momento,
de catorce personas,
catorce seres humanos,
que ya no abrirán sus ojos
a la luz de un nuevo día...
 
A cualquier habitante de este planeta,
se le puede despojar de cuanto posee...
 
Pero, si se le quita la vida,
si se le priva de su condición de ser vivo,
lo pierde todo,
absolutamente todo...
 
En unos segundos,
esa tarde apacible,
la tarde de ayer, 17 de agosto,
la muerte,
en forma de vehículo arrollador,
lanzado a toda velocidad,
allí, donde la vida bullía,
arrasó a hombres, mujeres y niños...
 
¡Qué tristeza...!
 
Este blog, se une al dolor de los heridos,
al dolor de sus familiares
y de los familiares de las víctimas...
 
Y gritamos:
 
¡BASTA YA!
 
Un abrazo fraternal y solidario,
para quienes sufren el horror de la tragedia,
un abrazo que los envuelva a todos,
y que sirve de consuelo,
si es que existe consuelo
para todos los que ayer
perdieron a un ser querido,
para cuantos están aún pendientes,
de que ese hijo, esa esposa,
ese padre, esa novia, ese amigo, salgan adelante
y superen la gravedad de sus heridas...
 
¡UN FUERTE ABRAZO,
MIENTRAS COMPARTIMOS SU DOLOR!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(Archivo: cuevadelcoco).
 
 


martes, 15 de agosto de 2017

El Greco: "La Asunción de la Virgen"...





"La Asunción de la Virgen".
Doménikos Theotokópoulos,
conocido como "el Greco".
Creta, 1541 - Toledo, 1614.

Fiel a sus esquemas compositivos,
el Greco realizó esta "Asunción"
mediante la división de la escena en dos planos:

El terrenal y el celestial...

Los Apóstoles se lamentan de la pérdida,
pero su pena se trueca en alegría
al contemplar el milagro...












(Archivo: cuevadelcoco).

"El Tránsito de la Virgen", de Andrea Mantegna...






"El Tránsito de la Virgen".
Andrea Mantegña.
Vicenza, 1431 - Mantua, 1506.
Siempre me ha impresionado esta obra de Mantegna,
junto con su Cristo yacente...
Son esos momentos,
esos precisos momentos,
antes de la Asunción de la Virgen,
elevada a los cielos
por un grupo de ángeles...
La perspectiva,
a través de la ventana,
muestra una ciudad en calma,
ajena, acaso,
al maravilloso hecho
que está a punto de producirse...
La distribución de los personajes
que componen esta escena,
es mditadamente simétrica...
Sólo el ángel que está junto al lecho,
pone un equilibrado contrapunto
al rigor compositivo...
(Archivo: cuevadelcoco).